Adonde nosotros

Sí.
Ya me lo habéis dicho.
Qué hago con una chica de veintidós años.
Un viejo como yo.
Un viejo de treinta y ocho.
Años.
Pero no.
No os confundan mis bolas de plomo.
Hay un dios rebelde al otro lado de las cifras.
Vámonos de este planeta, Natalia.
Vámonos. Existen otros,
y Francia.
Te haré tequilas
en un vaso de trapo. Y
una cesta de números primos.
Quiero dormir en tu osito de felpa.
Solo tú me haces vibrar. Solo
tú haces sentir
Me.
Llévame a otro planeta. Te daré
una flauta redonda si me llevas lejos.
Una carpeta con ponis verdes. Y
zumo de berenjena. Lejos
de los hombres.
Llévame a ese espacio.
Adonde no sea joven ni viejo.
Adonde no sea macho ni hembra. Adonde
no exista Madrid. Más lejos. Casi en Asia.
A ese espacio. Llévame adonde ti.
Adonde mí.
Adonde
nosotros.
 
Adonde nosotros. Neorrabioso.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s