Creación y juego

Voy a compartir una comparación entre proceso creativo y juego, fantasía y sueño que me ha parecido bonita. De Freud.

Dice Freud que el poeta (extiéndase a…..)  se conduce como un niño cuando juega. Al jugar, los niños se crean un mundo propio, situando las cosas y las personas en un orden nuevo, grato para ellos. El poeta/escritor (extiéndase a…) hace lo mismo que un niño que juega: crea un mundo fantástico y lo toma muy en serio. Se siente íntimamente ligado a él, aunque sin dejar de diferenciarlo con la realidad.

El hombre, al crecer y dejar de jugar, se refugia en la fantasía, con sueños diurnos, con ensoñaciones. Los deseos insatisfechos son las fuerzas que impulsan las fantasías, y cada fantasía es una satisfacción de un deseo, una rectificación de la realidad insatisfactoria.

Por último, Freud dice que en el quehacer poético se da una separación entre imaginación y pensamiento racional, al igual que en la neurosis (qué miedo…).  Muy freudiana (y tranquilizadora) es su conclusión al respecto: en las obras se da una cura psicoanalítica, pues se hace consciente lo inconsciente. Al hacer consciente lo que el inconsciente reprime se produce una cura. Al igual que al reprimirlo genera enfermedad.

Pues eso, a escribir (extiéndase a….)

Anuncios

11 comentarios en “Creación y juego

  1. … ¿a vivir?.

    Yo, por lo pronto, voy a seguir intentando curarme una neurosis semanal, y eso que me voy quitando. Espero que tú recuperes ritmo, que si no se te van a ir acumulando. Un beso, y me alegro de leerte de nuevo.

  2. Sí, ya llevo tanto retraso que empiezo a dudar de que pueda volver a hacerlo… De momento me conformo con dejar aquí algunos apuntes que me llamen la atención. Para crear universos propios esperaré a terminar los exámenes…

  3. En tu ameno comentario, Sigmund Freud, se refiere al poeta, sin embargo ¿Quien es poeta y quien no lo es?
    Se dice que Poeta es un escritor de Poesía y Poesía es un género literario, entonces Poeta eres tú, Poeta soy yo, Poetas somos todos, los que sentimos, experimentamos y escribimos de cuanto tenemos metido en el alma, queriendo liberarlo o compartirlo con quien en buena cuenta quiera escucharnos o leernos.
    Salvador Dalí, el padre del surrealismo, decía que para ser un buen artista surrealista necesitaba estar caminando en el mismo límite de la razón y la locura…
    Sigmund Freud, nació en 1,856 y murió en 1,939, años antes que Dalí existiera, quien a su vez nació en 1,904 y murió en 1,989.
    Parece ser que ambos están de acuerdo, ¿O será que el Artista leyó al Psicoanalista?
    Sea como fuere, la fantasía, nos lleva a una realidad virtual que nos produce felicidad, gozo, optimismo, es un ejercicio que no me parece malo.
    El punto delicado, donde está el verdadero peligro es…querer convertir la fantasía en realidad y que esta metamorfosis genere consecuencias lamentables para alguien.
    La neurosis es una enfermedad fisiológica, no tan peligrosa como la Psicosis que es una enfermedad espiritual, por tal motivo preocupémonos en reprimir aquellas fantasías que causen daños y liberemos o compartamos aquellas que puedan edificar a los demás, así alcanzaremos un beneficio colectivo y no personal.
    Saludos para todos en este año 2011 que inicia, que les alcance la prosperidad en todo sentido para todos ustedes.

    1. Hola Humberto, gracias por tu comentario.
      En cuanto a la utilización del término poeta o quehacer poético de Freud, te hago una pequeña aclaración. Antiguamente, el término literatura, del latín littera, letra, era empleado para designar cualquier texto escrito. Desde que Aristóteles se refiriera a los textos literarios en la Grecia clásica (principalmente tragedias) como poética, y al escritor como poeta, se ha venido utilizando durante muchos años este término para referirse no sólo a la lírica sino al conjunto de géneros que hoy venimos entendiendo como literatura.
      Dicho esto coincido contigo. ¿Quién es poeta? ¿Quién es escritor? Tú lo has dicho.
      Pero aún así, aunque Freud estuviera refiriéndose a esta disciplina artística de la literatura en concreto, no creo que sus observaciones fueran exclusivas. Tú mismo has citado a Dalí. Y un músico también crea un universo propio, y un cineasta, y un fotógrafo y un escultor (podríamos volver aquí a esa pregunta tuya ¿y quién es músico, quién es cineasta, quién es fotógrafo, etc, etc….?, y podríamos homologar tu respuesta para todas y cada una de las disciplinas artísticas. Y también coincido con las declaraciones de Dalí, no creo que sólo los pintores surrealistas vivieran al límite entre la razón y la cordura. Todos los grandes genios lo hacen. No sé dónde leí que se consideraba un comportamiento cuerdo al comportamiento de la mayoría, al comportamiento medio. Una persona que se sale de la media por un talento natural, por una inteligencia destacada, por una sensibilidad diferente, no puede comportarse como la mayoría. Se siente diferente porque es diferente. Y esa diferencia es percibida por la media, por nosotros, los comunes, como un tipo de locura.
      Por último, me gustó mucho también la intervención de Ariadna, que también aporta mucho. Y es ese paso, preciso y brillante, que da más allá, cuando hace su propuesta y extiende ese escribir final a vivir. Y tiene razón, porque vivir también es un arte. Quizá el más difícil.

  4. Pues yo debo andar más que sobrao de deseos insatisfechos, porque tengo más fantasías que tiempo para escribirlas (extiéndase a…).

    En cualquier caso sí me parece un paralelismo interesante, que además me recuerda cómo los juegos de los niños se desarrollan a veces como movidos por fuerzas invisibles y cambian sobre la marcha las reglas y los objetivos (y no pasa nada). Y de la misma forma, a veces el proceso creativo se te va por completo de las manos y tus fantasías se desarrollan sin que tú puedas hacer nada por impedirlo ni domarlo. Pero bueno, eso ya lo has contado tú mejor que yo en otras ocasiones 🙂

    Un beso.

    PS: No hace falta ser Freud para saber que soy un pelín neurótico, eso también es verdad…

  5. Eso de que “Los deseos insatisfechos son las fuerzas que impulsan las fantasías, y cada fantasía es una satisfacción de un deseo” es una frase interesante, pero no creo que sea cierta en todos los casos.

    En mi opinión, las fantasías también pueden producirse tras un proceso de reflexión consciente. Un escritor puede querer escribir sobre una idea concreta (acaso impuesta por un tercero, para garantizar que no sea un deseo insatisfecho suyo), y luego construye su fantasía, todo lo compleja que se quiera, alrededor de esa idea.

    Se puede alegar que el poeta escribe con el corazón, pero eso no es necesariamente cierto.

    Me ha parecido muy interesante.

    Saludos.

    1. Tienes razón en la inexactitud de Freud, o en su no universalidad. Pocas teorías (por no decir ninguna) desarrolladas en el campo de las “ciencias” humanas, como es el campo de la psicología, pueden tener carácter de ley, porque el comportamiento humano no es exacto, ni rectilíneo, ni se puede encajar en un único modelo (ni siquiera en varios, ya se encargaría el hombre de ir saltando de un modelo a otro, de crear nuevos, de hacer de la excepción su regla, de volver loco, al fin y al cabo, al desconcertado estudioso de lo humano).
      De modo que yo me tomo la aportación de Freud como una mera aportación, otro dato más a tener en cuenta acerca del proceso de creación, o del origen de la fantasía y la imaginación. Después cada cual contrasta con el conocimiento que le da la experiencia, con el conocimiento de uno mismo y de los demás, y se siente o no reconocido, ya sea total o parcialmente en la teoría, y aporta a la misma su propia visión, enriqueciéndola, como has hecho tú.
      Yo también creo que se puede escribir e imaginar a partir de una reflexión consciente, o sobre un hecho de un tercero…. Pero al hacerlo, el escritor siempre deja algo suyo, aunque sólo sea la empatía, ese ponerse en la piel de otro, ese convertirse momentáneamente en su personaje, para facilitar el construirlo con coherencia. Y a lo mejor no plasma sus deseos insatisfechos, sino los de otros, que el escritor ha hecho suyos al construir su ficción.
      O quizás, si hablamos del inconsciente, se esté manifestando aunque conscientemente no lo sepamos, pues en eso radica la inconsciencia…
      O quizás sea todo a la vez, o nada, o todo cambie en cada acto de creación haciendo de éste un proceso único e irrepetible.
      Muchas gracias por tu reflexión, Simón,
      y otro saludo.

  6. Pues a más sueños, más insatisfacción, cuanto más alejado se esté de la realidad más cercano a la infelicidad, al menos eso dicen algunos entendidos. En cuanto a Freud y sus teorías, no sé yo, tenía una amiga que siguiendo a Freud si comenzabas a hacer muchas labores domésticas como planchar, lavar cortinas, etc, es que te faltaba sexo. Yo el domingo estuve planchando después de bastante tiempo de no hacerlo, ¿significará algo?…, en fin.
    La verdad es que planchar no tiene mucho de creativo pero llevo una temporadita con cientos de ideas alejadas del mundo real y más cercanas a los sueños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s