Errantum Lumen is dead

Hace más o menos un año se me ocurrió relatar aquella noche en la que nos encontramos un vampiro. Como además dijo su nombre, difícil de olvidar, ahí quedó en mi relato, junto con mis impresiones y mis recuerdos acerca del suceso, unas más objetivas, otras fruto de mi percepción puede que alterada por ese afán literario mío.

Poco tiempo después, Errantum Lumen, me hizo saber que se/me había encontrado y leído mi relato, y concertamos una entrevista. No sabía muy bien qué me iba a encontrar. No queda una para tomar un café con un ser sobrenatural todos los días. Y aunque no suelo tomar demasiadas precauciones, y la curiosidad le hubiera ganado la batalla al miedo, sí procuré quedar a una hora en la que no hubieran desaparecido los últimos rayos de sol. Cómo es posible que cuando me preguntó Patsí hace unas semanas que si no tenía ninguna anécdota a raíz de escribir en el blog no se me ocurriera particularizar mi sí en una historia tan buena, que escribir escribimos muchos, pero quién puede decir que captó el interés de Drácula.

El caso es que cuando quedé con él su aspecto había cambiado. No se trataba de la criatura nocturna de aspecto ebrio y enigmático tan parecido a Gary Oldman. Tenía el pelo corto, un nombre cercano, una cámara y una conversación amena. Más que conversación diría narración. Hacía pocos meses que había dejado de ser vampiro, al principio más por imposición que por convencimiento. Y me contó que, antes de serlo, había sido fotógrafo -claro, la luz-, y me pareció que había nostalgia. Como si ya no fuera nadie, como si  fuera pasado. Pasado de fotógrafo, pasado de vampiro. Y ahora…  ¿ahora qué era? Tenías razón con lo de la luz, me dijo, la he perdido. Y esa frase era en sí misma toda una declaración de voluntades. Ahora qué, ahora la luz.

No me dejó al margen. Desde noviembre del año pasado, cuando nos conocimos en una terraza frente a la Ermita, me ha ido haciendo partícipe de su búsqueda personal, convirtiéndome en discreto testigo. A veces para encontrar algo en el presente y buscar ilusiones futuras hay que remover en el pasado, en las experiencias, en los recuerdos, no para levantar heridas, sino con ánimo de curarlas.

El otro día me mandó un mail dándome testimonio de la muerte definitiva de Errantum. Y como sabe que me gustan las historias con final feliz, no me deja sin saber que ahora vive New Errantum Lumen, y que tiene un proyecto que aún no ha estrenado, yo espero que ocurra pronto.

Cuando hay luz no hacen falta leyendas. Eso es lo que todos buscamos.

¡Suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s