Orquídeas

No sé por qué un día, hace unos meses, me entró una vena verde. Y a mí, que la historia de las plantas siempre me ha resultado indiferente, me entró el instinto vegetal y sentí la necesidad de hacerme cargo, y cuidar, y llenar mi casa de ellas.

Y como es natural, una reconoce su ignorancia y su falta de savoir faire, y comienza comprando variedades sencillitas. Esos palitos verdes largos que metes en un vaso con agua que con cambiar un par de veces al año es suficiente y que no mueren nunca… por ejemplo. Bueno, pues con ellos comencé con mi aprendizaje: sí, sí mueren.

Tras este fracaso no me amilané, y compré más palos  y además unas plantitas para la cocina. ¿Cuáles quiere? No sé, deme unas que sean resistentes, que aguanten calor y frío, que no necesiten mucha luz, que no sean muy delicadas.  De modo que me dio unas de las etiquetadas para torpes. Pero también se me murieron. Volví a repetir, y compré otras tres. Sobrevivió una.

Nilda, la mujer que cuida de los niños por las tardes me debió ver tan desesperada que un me trajo unos esquejes de una variedad de un cactus me dejó  ya plantaditos. También murieron.

Así reforzada por mis éxistos me crecí, y decidí aventurarme con una especie delicada; compré una orquídea. Fue a principios de abril. Pero contra todo pronóstico no está muerta. No sólo no ha perdido las flores que traía, no sólo se abrieron todas las que venían de camino, sino que están saliendo nuevos brotes. Está espectacular, pletórica. Es feliz. A pesar de recibir de vez en cuando algún balonazo que otro. Pero es feliz.

Y no deja de resultarme paradójico que haya fracasado con especies normales, fáciles de cuidar y mantener, y que, sin embargo, haya sido capaz de hacer feliz a una especie rara, sensible y delicada.

DSC_0008

DSC_0026

DSC_0010

DSC_0025

DSC_0028

Y de verdad siento el exceso de fotos, pero es tan bonita… Sin duda lleva consigo el encanto de lo difícil.

Anuncios

4 comentarios en “Orquídeas

  1. Vaya, igual se te da bien cuidar cosas delicadas y no te habías dado cuenta. La tercera foto me ha encantado. Que colores más bonitos.
    Que te dure!

  2. Hay personas que nacemos para superar las dificultades, las cosas fáciles no nos proponen retos y cuidar de algo delicado… éso sí es un reto!

    Preciosa orquídea por cierto… me has despertado ganas de tener una, creo que la compraré…

  3. Ya sabes que me gusta tocar las “bembas”.

    Esas orquídeas son fáciles de cultivar, las difíciles no suelen venderlas en el leroymerlin.
    Pero tiene toda la importancia, tanto si es fácil como difícil; lo importante es que por fin lo has conseguido.

    Asegúrate de que tus plantas pasen sed y ya verás que podrás cultivar cualquier cosa. Proporcionar en exceso alimento y cuidados es tan malo como no darlos.

    Besos.

  4. jejejeje, a ver, tocabembas, estoy de acuerdo en que quizás una orquídea común del Ikea no es la planta que requiera cuidados más exquisitos. Pero estarás de acuerdo conmigo en que es comprensible que para una persona que ha sido capaz de matar un ejemplar de especie indestructible, el tener éxito con una orquídea, por muy de leroy merlín que sea, resulte un motivo de orgullo y satisfacción 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s