Camino a la oficina

por patricia

He decidido reencarnarme en surfera. No una surfera vacacional, sino una surfera ermitaña. Me refiero a formar parte de esa mínima tribu al margen de la cultura occidental. No necesitar más que una cabaña, una tabla, un neopreno, comer de lo que pesque o de lo que cultive (por ejemplo en la parte delantera de mi cabaña, con vistas al mar, donde dará la sombra por las mañanas). Tendría alguna gallina, un perro y un gato. Y no necesitar nada más. Sin tele, sin luz, sin gas, sin móvil, sin wifi. Sin coche, sin restaurantes, sin ropa. Sin seguro médico, sin universidad, sin contrato de trabajo ni recibos de nómina. Bueno, si no es mucho pedir, igual sí que me gustaría una guitarra y una máquina de escribir.

Hablaría con los turistas en verano, y posiblemente trataría de poder comprar mi guitarra y mi máquina de escribir vendiéndoles chorradas de esas que les encantan. Me asombraría al verlos tan llenos de cosas, tan preocupados por las mismas, con unos cuerpos tan estropeados y enfermos por su falta de uso, o con bellezas de artificio. Quizás, en el próximo salto evolutivo el ser humano deje de tener piernas. Su anatomía estará formada por un gran culo, una gran cabeza, unos largos dedos que salen directamente de los hombros, o de unos pequeños brazos en atrofia. Quizás. De ser así, yo me reencarnaré antes de que ocurra, porque en mi próxima vida quiero usar a diario todas estas extremidades de las que dispongo.

Estaré a diario en contacto con tierra, sol, mar y aire. Y no necesitaré mucho más. No mucho más que esa cabaña para los días de lluvia y frío, algo para comer tres veces al día, la tabla para los vuelos, y venga, sí, la guitarra y la máquina de escribir. Es importante nacer en el margen de esta gran cárcel (o sistema), aunque unos pocos sí consiguen fugarse. Yo no. Pero si a la próxima no nazco dentro sabré escapar. Definitivamente lo he decidido.

Te lo digo por si a la próxima me andas buscando. Estate atento porque no sé cuál será mi sexo, ni mi altura, ni mi aspecto. Búscame sana, búscame fuerte, búscame libre, búscame salvaje, búscame sin nada, búscame en la orilla.

Anuncios