Smile

No se puede estar tan tranquila en un supermercado, escuchar algo así en el hilo musical, de sopetón  y sin avisar, y pretender seguir caminando entre los lineales,  comparando precios,  sin conmoverse.

Menos mal que fui precavida, y hacía la compra con gafas de sol.  Me pregunto dónde quedaron las inocentes y asépticas canciones del verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s